Archivo | mayo, 2014

Su libro favorito: un tesoro por descubrir

23 May

A la hora de empezar a leer, hay que permitir que los niños y las niñas se fascinen por la magia de las palabras, los cuentos más variados, las lecturas que causen placer y, las letras grandes, los dibujos hermosos y las tramas más diversas. En algún momento la atención, el desconcierto, la imagen de lo absurdo o maravilloso irrumpirá de la lectura y cada uno y una pedirá una y otra vez ese libro mágico que puede ser cada vez mejor contado y repetido incesantemente.

Este es el terreno arado y preparado para que la mente asocie las palabras favoritas, los conceptos favoritos, las imágenes, en los bits de nuevas conexiones neuronales. Cada vez que se asocia una palabra a una imagen y a una idea, se multiplican por millones y se abren nuevas posibilidades de hacer nuevas conexiones.

Gabriela fue siempre mi conejillo de indias en eso de leer y tuve la suerte de encontrar ese tesoro a sus cinco años en la historia de un osito que buscaba la casa para su mejor amigo y decidió dibujarla. El amigo del osito nunca consiguió acomodarse. Las palabras y las imágenes fluían sin cesar y dibujábamos camas para Horacio, así se llamaba el amigo. Cada noche volvíamos a leer el mismo cuento, luego de alguno que otro…

Gabriela empezó a reconocer palabras y a imaginar leerlas hasta que lo hizo de veras, gracias a este primer libro favorito que hasta ahora recordamos.

La cama de Horacio

 

La magia de rotular todo introduce un ambiente letrado

23 May

Para aprender a leer es crucial entrar a formar parte de un ambiente letrado, donde cada “ser” tiene un nombre. Leer es aprender las reglas de un juego que involucra a las palabras más que a las letras y a los nombres en una combinación de ideas. Una buena estrategia para entrar en este universo es rotular cada cosa que tiene un significado y es por tanto, un concepto. La mente empieza a asociar los nombres a las palabras y estas cobran sentido visual, importantísimo para los niños y las niñas que tienen una inteligencia visual y auditiva desarrollada, e imprescindible para aquell@s que requieran desarrollarla.

Una idea para un juego de rotular que puede explotar es colocar nombres de las cosas con pinturas o marcadores de muchos colores. Puede colocarlos en una caja grande con trozos de cartulinas que haya preparado previamente.

Rotule cada cosa que tenga sentido para nuestro neolector favorito y en sus propias palabras, identificando los nombres. Péguelos con cinta adhesiva de modo que se puedan sacar y poner a elección propia.

Juegue a pegar y a despegar los nombres para colocarlos en sus lugares cada cierto tiempo. Rotule nuevas cosas constantemente y juegue todo el tiempo.

Dibujando nombres